nsightvideo.com,35,DIRECT,fd25240165056a01 appnexus.com,1201403,RESELLER
CARGANDO

Type to search

INTERNACIONAL

Mentían : no hubo delito de sedición en el asalto al Capitolio según el Departamento de Justicia de los EEUU

capitolio sedicion trump asalto

No hubo delito de sedición en el asalto al Capitolio según el Departamento de Justicia de los EEUU. Los medios de comunicación y los fiscales son los culpables de fabricar y magnificar delitos que realmente no existen.

Lo comunicaba ayer la página Law Officer . Se puso gran empeño en acusar a los culpables del asalto al Capitolio de sedición, es decir, de intentar derrocar al gobierno. No obstante, las pruebas son tozudas y cada vez es más improbable que, basándose en ellas y en los hechos reales, se pueda llegar a semejante conclusión.

Han comenzado los juicios de las personas involucradas en el motín del Capitolio del pasado seis de enero. Para disgusto del Partido Demócrata, los cargos a los que se van a enfrentar no son lo graves que nos hicieron creer. El Departamento de Justicia lo ha reconocido. Ninguna de las 400 personas arrestadas ha sido acusada de sedición, según reza el Post Millennial. El cargo más serio presentado contra un acusado es el de agresión. Y reconozcamos que hay una gran diferencia entre un conjunto de disturbios y una conspiración para derrocar a un gobierno.

“Si bien cinco personas perdieron la vida durante los disturbios, solo una falleció por arma, y ​​ésa fue Ashli ​​Babbit, veterana de la fuerza aérea de los EEUU y partidaria de Trump, quien murió tras recibir un disparo de un oficial de policía del Capitolio no identificado ”.

No ayuda en nada que las investigaciones acerca de la muerte de esta veterana y la del Policía Brian Sicknick  sean secretas. Al contrario, esa falta de transparencia no hace sino reforzar la tesis de que aquí se está ocultando algo grave. Recordemos que la versión oficial es que el agente falleció al ser golpeado con un extintor de incendios por parte de los atacantes. No se puede probar. Tras cientos de horas de visionado y cientos de investigadores, el incidente no aparece. Además, la familia de Brian ha suplicado a los medios que dejen de politizar su muerte.

Las otras tres víctimas, todas partidarias de Trump, eran: Kevin Grisson, de 55 años, que falleció de un ataque al corazón, Benjamin Philips, de 50 años, fallecido por derrame cerebral, y Rosanne Boyland, de 34 años, que murió pisoteada.

Realmente, si esto se supone que era un asalto para derrocar al gobierno de Biden, parece bastante desastroso que en el cómputo de víctimas,  cuatro de las cinco fuesen partidarias de Trump. Ya hemos dicho que el quinto sería el agente de Policía Brian Sicknick, cuya causa de fallecimiento no ha quedado esclarecida.

Mientras los fiscales trabajan a contrarreloj para probar que hubo una conspiración masiva, hay menos de veinticinco personas que se enfrentan a este cargo (muy masiva no parece pues) y de ellas diez parece que tienen vínculos con la milicia Oath Keeper, grupo paramilitar ultraderechista que se define como antigubernamental y apartidista. En consecuencia, no son republicanos.

Además, todos recordamos al hombre que llevaba los “cuernos”: Jacob Chansley. Originalmente se declaró que tenían muchas pruebas para acusarlo de sedición y conspiración. Entre ellas destacaban “palabras y acciones” que indicaban la intención de Chansely de capturar y asesinar a funcionarios electos. ¡Ups!, pues esto también se desvanece ya que esas numerosas pruebas nunca se han presentado. jacob chansley asalto capitolio inocente

Otros dos datos clave: “Ethan Nordean, fue acusado de enviar ‘comunicaciones encriptadas’ a los Proud Boys, pero esto también se descartó cuando se descubrió que la batería de su teléfono se había agotado y era imposible, por tanto, usarlo. El juez en el caso de Nordean dijo que había falta de pruebas y ordenó su liberación. Sin embargo, los fiscales están intentando encausarlo de nuevo. Vemos un marcado contraste entre las amenazas de cargos que se declararon públicamente y los cargos reales en los casos judiciales.

Mike Ferrara, un abogado de Kaplan Hecker & Fink, LLP, y exfiscal federal, ha explicado que los fiscales se extralimitaron, que dieron pábulo a esa “magnificación de los medios” y ello no se puede considerar un pequeño error. Ferrara teme que todo ello pueda influir en el modo en el que el juez vea el caso, lo que puede repercutir en la sentencia para muchos de los acusados.

En la misma línea que Ferrara tenemos al  juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos Amit Mehta, que ha dicho que algunos comentarios de funcionarios del Departamento de Justicia “amenazan con manchar el proceso de las personas acusadas de participar en el asalto al Capitolio”.

En suma, a pesar de la falta de pruebas para acusar de sedición basándonos en los datos y hechos reales, fiscales y medios de comunicación se esfuerzan en dirigir la opinión pública en sentido contrario.

No obstante, se hace prácticamente imposible ignorar todo este “circo” montado alrededor de un suceso que, comparado con los disturbios protagonizados en EEUU (y en otros países) por el movimiento Black Live Matter, quedan prácticamente en nada.

¿Habrá juicio también para ellos? ¿Saldrán a la palestra los miles de disturbios, las numerosas muertes de inocentes ciudadanos y policías, las numerosas agresiones, los miles de millones en daños a la propiedad?

¿Nos dirán quiénes están tras este movimiento o medios de comunicación y fiscales mentirán de nuevo pero en sentido contrario?

Etiquetas:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.