CARGANDO

Type to search

INTERNACIONAL

El director del Instituto Nacional de Salud de EEUU alerta: cristianos, republicanos y negros dicen no a la vacuna del COVID-19.

francis collins vacuna covid-19 negros cristianos republicanos

El director del Instituto Nacional de Salud, Francis Collins, está dando la voz de alarma sobre la gran cantidad de personas que dudan en tomar la vacuna COVID-19.

Ayer, sábado, entrevistaron en The Hill , al director del Instituto Nacional de Salud, NIH. Francis Collins explicó por primera vez por qué los republicanos, los cristianos y los negros son los grupos más reacios a recibir la vacuna contra el COVID-19.

En el caso de la población negra Collins se mostró comprensivo: “tienen sus razones para dudar” debido al infame experimento de Tuskegee . En este experimento que data de 1932, se reclutaron a 600 hombres negros, 399 con sífilis, 201 que no tenían la enfermedad. El estudio se realizó sin el consentimiento  de los pacientes. Los investigadores les dijeron a los hombres que estaban siendo tratados por “mala sangre”, término local utilizado para describir varias dolencias como la sífilis, la anemia y la fatiga. En realidad, no recibieron el tratamiento adecuado para curar su enfermedad. En el verano de 1973, se presentó una demanda colectiva en nombre de los participantes del estudio y sus familias. En 1974, se llegó a un acuerdo extrajudicial de $ 10 millones. Como parte del acuerdo, el gobierno de EEUU dio beneficios médicos de por vida y servicios de entierro a todos los participantes vivos.

En el caso de los cristianos se da el “problema del tejido fetal” con la vacuna. Como ya demostré en el vídeo más censurado de mi canal inMatrix, las principales vacunas contra el COVID-19, se han pergeñado utilizando restos de tejidos fetales provenientes de abortos. El tráfico de órganos fetales es un secreto a voces vinculado principalmente a las clínicas abortistas Planned Parenthood . La Iglesia Católica insta a escoger aquellas vacunas que no se hayan fabricado utilizando estos tejidos fetales porque con ello estamos contribuyendo de manera indirecta a la llamada “industria del aborto”.

Para más datos, aquí tienen el vídeo censurado donde lo explico todo:

Y por último, tenemos que  la mitad de los hombres republicanos creen que hay una “agenda” política vinculada a la vacuna. El “Gran Reset”, de sobra conocido a nivel mundial por todo aquel que quiera ver un poco más allá de lo que nos ofrecen televisiones y medios subvencionados por lo que yo llamo “especuladores de almas”. Para más información, les aconsejo acudir a ElDiestro.es , medio digital valiente que continuamente nos ofrece verdades sobre este tema. No pueden dejar de leer, por ejemplo, este artículo.

El director del Instituto Nacional de Salud también admitió en la entrevista que tenía el prejuicio de que los mal llamados “negacionistas” eran estúpidos. No obstante, tras acercarse a esos grupos y escucharles, concluyó que tienen razones. Eso sí, dijo que eran razones “direccionables” y que ese escepticismo, especialmente el de los republicanos, debe abordarse con urgencia en los próximos meses a medida que las vacunas estén disponibles.

Francis Collins habla del peligro de no alcanzar la “inmunidad colectiva”. Exactamente afirma: “Otra cosa que tenemos que tener claro es que la vacunación, si bien es un gran beneficio para la persona, también es un beneficio para el resto de la comunidad”. “Al rechazar la vacunación, no solo está rechazando algo para usted, sino que potencialmente está poniendo en riesgo a otras personas a su alrededor al ser un esparcidor asintomático que podría causar muchos daños”.

Este médico genetista elegido por primera vez para dirigir el Instituto Nacional de Salud en 2009 por Obama (como no podía ser de otra manera) indicó que una de las mejores tácticas para hacer que los escépticos se vacunen es hacerlos sentir culpables pensando, no tanto en su propia salud, sino en la de sus familiares y amigos.

Esto se produce cuando empresas como Krispy Kreme y los clubes de striptease intentan incentivar a las personas para que se vacunen, mientras que las encuestas continúan mostrando que un asombroso 30% de todos los estadounidenses no tiene la intención de recibir la vacuna.

Desde aquí, les invitamos a que ejerzan su libertad de vacunarse o no tras haberse informado bien de las cosas. Y, si su decisión es la de no hacerlo, sigan adelante con la cabeza bien alta por más que les lluevan críticas de todas partes y les intenten coaccionar haciéndolos sentir culpables.

No somos culpables. Somos individuos a los que no nos gusta “balar” en la misma tonalidad que al resto.

no a la vacuna covid

Etiquetas:

1 comentario

  1. francisco garcia manzano 28 marzo 2021

    Y PORQUE NO SE VACUNA EL SOLO Y SU FAMILIA. SERÁ PERRO.

    Responder

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.